Imprimir Receta

NATILLAS DE CARAMELO VEGANAS

Versión vegana de las famosas natillas de caramelo. Sencillas y deliciosas. Naturalmente sin gluten.
Tiempo de preparación30 min
Plato: Postre
Cocina: Española, Francesa, Vegana
Keyword: Caramelo, Natillas, Salted caramel
Raciones: 2 personas

Ingredientes

  • 1 lata (400 ml) leche de coco (con una concentración del 24% aprox.)
  • ½ taza (112 ml aprox.) leche vegetal (el tipo que prefieras)
  • 2 y ½ cucharadas soperas maicena
  • 70 gr azúcar blanquilla
  • ¼ vaina vainilla
  • Sal marina gruesa o en escamas (opcional, si te gusta el salted caramel)

Elaboración paso a paso

  • Pon a infusionar la leche de coco: vierte el contenido de la lata en un calentador con la vainilla y calienta a fuego medio hasta que comience a hervir. Cuando la leche empiece a subir, retira del fuego. Reserva.
  • Mientras, pon el azúcar en otro caldero y calienta a fuego bajo hasta que se convierta en caramelo. Justo antes de que se haya caramelizado todo el azúcar, vuelve a calentar ligeramente la leche de coco. Cuélala.
  • Sin retirar el caramelo del fuego, vierte sobre él la leche infusionada mientras vas removiendo con una cuchara de madera o una espátula de silicona. Verás que el caramelo se cristalizará, pero no pasa nada, se disolverá en la leche.
  • Cocina a fuego bajo, removiendo constantemente, hasta que todas las piedritas de caramelo se hayan disuelto. Mientras tanto, mezcla la maicena con la media taza de leche vegetal, asegurándote de que no quedan grumos. Cuando se haya disuelto el caramelo, vierte la mezcla de la maicena, removiendo esta vez con una varillas manuales, hasta que la crema espese. Retira del fuego.
  • Sirve en recipientes individuales y deja enfriar. Espolvorea unas piedras de sal por encima (opcional) antes de consumir.

Notas

Nota 1: Para aprovechar bien la vaina de vainilla, te recomiendo que la aplastes ligeramente con la parte no cortante de un cuchillo y que, posteriormente, la partas por la mitad verticalmente. De esta forma, facilitarás que se liberen todas las pepitas cuando se caliente la leche.
Nota 2: El caramelo tiene que hacerse a fuego lento, de lo contrario, se quemará. Asimismo, no remuevas el azúcar con una cuchara, porque entonces cristalizará. Basta con que sujetes el calentador por el mango y hagas movimientos circulares con él para mezclar el azúcar con el caramelo que ya se ha formado.
Nota 3: Para evitar que la maicena y la leche formen grumos, te aconsejo mezclarlas en un tarro, agitando vigorosamente. Asimismo, para evitar que se forme una pelota de harina en la crema, justo antes de añadir la mezcla de maicena a la leche con caramelo, comienza a batir de forma incesante con unas varillas y, entonces, vierte la maicena. Sigue batiendo poderosamente. De lo contrario, es muy probable que se formen grumos.
Nota 4: Normalmente, las cremas de este tipo, cuando se enfrían suelen generar una especie de pielecilla en la superficie que puede llegar a resultar desagradable. La forma más habitual de evitarlo es cubrir la crema con film transparente (que quede pegado directamente a la crema) y retirarlo cuando ya se haya enfriado. Sin embargo, como prefiero usar el plástico lo menos posible, yo suelo remover la crema con las varillas manuales cada pocos minutos, hasta que se enfríe y ya luego la sirvo en los recipientes individuales. Otra opción es, si la capa esa de nata que se forma no te molesta, que simplemente sirvas la crema en los recipientes y la dejes enfriar sin más.