RECETAS

Ramen vegano (Vegan ramen)

Hoy vamos a aumentar la lista de platos asiáticos con esta receta japonesa que es sana y reconfortante, muy recomendable para los días de frío que parecen negarse a abandonarnos.

¿Hay alguien que no haya probado alguna vez uno de esos paquetes de ramen instantáneos a los que solo hay que añadirles agua caliente y esperar unos minutos? A mí siempre me encantaron. La primera vez que empecé a interesarme por este plato fue gracias al anime (¡cómo no!) cuando veía Kare Kano, Shin-Chan, Doraemon y otras series de ese tipo. De una u otra forma, siempre había algún personaje que comía ramen a menudo, así que era inevitable que me terminara llamando la atención el plato.
 
 

Los ingredientes

Esta es una comida bastante sana y completa (contiene carbohidratos, proteínas y grasas sanas) que suele comerse a modo de plato único, de ahí que a lo mejor te parezca demasiado a primera vista.
 
En este artículo de Directo al paladar hablan largo y tendido sobre el ramen, informando de sus orígenes, la estructura habitual del plato, las características del mismo dependiendo de la zona de Japón en la que se coma, etc. Es una entrada bastante interesante que merece la pena ser leída si te interesa conocer más sobre la receta.
 
En relación con los fideos, los típicos del ramen los puedes conseguir en cualquier tienda asiática. Son a base de trigo y agua carbonatada. Pero ten cuidado porque algunos también llevan huevo. Por lo general, se llaman ramen noodles o fideos tipo noodle (si sabes inglés te habrás percatado de que este nombre resulta redundante, lo sé). Aunque siempre puedes preguntar en la tienda, que seguro que te ayudarán.
 
 
En este post de The Kitchn, que me parece muy útil, se analizan los mejores tipos de fideos según la clase de sopa asiática de que se trate (está en inglés).
 
Normalmente, el plato se sirve de la siguiente forma: primero, los fideos previamente cocinados, a continuación, el caldo y, por último, las verduras y demás ingredientes a modo de toppings. Estos últimos, pueden ser crudos o cocinados. En la receta de hoy mezclamos ambos tipos.
 
En cuanto al caldo, si lo vas a hacer específicamente para esta receta, ten en cuenta que tardará en torno a dos horas en cocinarse.
 

Otras recetas

Por último, antes de pasar a la receta, aquí tienes algunas recetas asiáticas similares que podrían interesarte:

RAMEN VEGANO

Con esta receta podrás preparar un ramen sano y vegano que te encantará.
Tiempo de preparación30 min
Preparación del caldo2 h
Plato: Almuerzo, Cena
Cocina: Asiática, Japonesa, Vegana
Keyword: Caldo, Noodles, Ramen, Tofu
Raciones: 3 personas

Ingredientes

Para el caldo

  • Al menos 3 l de agua
  • 1 cebolla
  • 2 hojas de puerro
  • ½ rama de apio
  • 1 trozo de jengibre de 1 cm de grosor
  • 1 trozo de col de 2 cm grosor
  • 4 dientes de ajo
  • 1/3 pimiento verde
  • 1/3 zanahoria

Para el ramen

  • 250 gr fideos para ramen veganos
  • 200 gr calabacín
  • 80 gr zanahoria
  • 300 gr tofu ahumado
  • 6 setas shiitake deshidratadas
  • Brotes de soja al gusto
  • 2 cucharadas soperas miso rojo
  • 1 cucharada sopera salsa de soja
  • Aceite de sésamo al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra al gusto
  • 200 – 300 ml agua para hidratar las setas
  • 1 y ½ litro caldo
  • Sal marina gruesa al gusto (opcional, dependiendo de si al caldo le falta)
  • Sal marina fina al gusto (opcional para el tofu)
  • Pimienta negra molida al gusto
  • Más agua para cocinar los fideos (en torno a 3 litros)

Elaboración paso a paso

  • Primero, prepara el caldo. Lava y pela las verduras. Parte por la mitad la cebolla, las hojas de puerro y los ajos. Pon todas las hortalizas con el agua en un caldero tapado a fuego alto. Cuando comience a hervir, baja el fuego para evitar que se salga y deja cocinar durante una hora y media o dos horas.
  • Ahora, pon en un calentador el agua para hidratar las setas. Cuando rompa a hervir, añade las setas y déjalas un par de minutos. Apaga el fuego y mantén las setas dentro del agua hasta que las vayas a utilizar.
  • Lava y pela el calabacín y la zanahoria. Corta ambos en juliana, la zanahoria lo más fina que puedas, ya que la vas a añadir cruda. Corta el tofu en dados del tamaño de un bocado.
  • Calienta el agua de los fideos. Cuando hierva, añade los fideos y cocínalos durante los minutos que se indiquen en el paquete. Una vez pasado el tiempo, escurre y añade un chorrito de aceite de sésamo para evitar que se peguen entre sí. Reserva.
  • Cuela el caldo que hiciste antes y pon a calentar 1 y ½ litro. Añádele la cucharada de salsa de soja.
  • Mientras, pon un chorrito de aceite de oliva en una sartén y saltea el calabacín a fuego alto. Resérvalo aparte. En la misma sartén, pon otro poco de aceite y saltea el tofu con una pizca de pimienta y sal fina (si lo deseas). Reserva.
  • Lamina las setas. Cuando el caldo haya hervido, apágalo y, entonces, añade las dos cucharadas de miso. Remueve bien hasta que se disuelva. Prueba de sal y, si crees que es necesario, añade sal gruesa.
  • Es el momento de montar el plato. Reparte los fideos en tres boles. A continuación, vierte sobre ellos el caldo. Por último, a modo de topping, ve colocando en la superficie el calabacín, la zanahoria, el tofu, las setas y los brotes de soja.
  • Come caliente y disfruta.

Notas

Nota 1: La zanahoria, como la vas a añadir cruda, te aconsejo que la cortes muy fina. De hecho, puedes pasarla por una mandolina o rallador.
Nota 2: La salsa de soja y el miso son muy salados, así que ten cuidado a la hora de añadir más sal. Prueba primero y luego añade poco a poco si crees que le falta.
Nota 3: En relación con el caldo, como lleva bastante tiempo hacerlo, suelo cocinar un caldero bien grande para que me sobren tres o cuatro cucharones como mínimo. Seguramente, con las cantidades que tienes en la receta, te sobrará también un poco. El sobrante lo congelo y así lo reservo para esos días en los que tengo que cocinar algo que lleva caldo pero no me da tiempo de prepararlo.
Nota 4: El miso es soja fermentada. Como tal, contiene bacterias que son beneficiosas para la flora intestinal. Por ese motivo, no se debe cocinar demasiado o las bacterias morirían. Por tanto, la forma correcta de añadirlo a los caldos es siempre al final, una vez apagado el fuego, antes de consumirlo.
 
 
Espero que te lances a probar este plato, que seguro que te enganchará, sobre todo si eres un/a amante de la cocina asiática. ¿Ya has cocinado el ramen? Entonces, no olvides comentar tus impresiones más abajo y, si subes una foto a Instagram, lánzate y menciona el hashtag #poramoralosgofres o a mí (@poramoralosgofres), que ya sabes que me encanta saber de ti.
 
¡Hasta la próxima receta!
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *