RECETAS

Quinoa con jengibre y cúrcuma vegana. Sin gluten

Hoy te traigo una receta sana y nutritiva que le da un toque diferente a la quinoa, ¡para que no te aburras nunca!

 
La quinoa se puso de moda hace ya años. Yo empecé a tomarla cuando me hice vegetariana (por eso de las proteínas) y, por ese entonces, todavía me costaba un poco conseguirla donde vivía y, además, se solía salir de presupuesto. Ahora es mucho más fácil, creo que todos los supermercados la venden.
 
Seguramente ya la habrás probado guisada con agua y sal, como el arroz, y es probable que no te haya gustado o que te haya resultado aburrida. A mí, personalmente, me gusta cocinarla de esa forma cuando la acompaño con algo que lleve salsa como, por ejemplo, garbanzos al curri (puedes ver la receta aquí). Pero si no tengo pensado hacer una salsa o simplemente quiero comer un gran plato de quinoa, prefiero cocinarla siguiendo la receta de hoy. Verás que el jengibre y la cúrcuma le dan un toque muy especial, que en conjunto con la zanahoria, el puerro y el pimentón de la Vera (bendito pimentón, por cierto) hacen un plato sabroso y diferente.

¿Por qué jengibre y cúrcuma? Por distintas razones. En primer lugar, me gusta mucho el sabor fuerte de ambas especias. Pero más allá de eso, tienen muchísimas propiedades, sobre todo antiinflamatorias y antibacterianas.
 
El jengibre es maravilloso para aclarar la voz y cuando tienes inflamación en la garganta. Además, si tienes náuseas, ya sea por mareos en general o por el embarazo, el jengibre te vendrá de perlas para calmarlas. En ese caso, te recomiendo que lo compres cristalizado, que viene en cubitos confitados cubiertos de azúcar. Parecen chucherías, a la vista y al gusto. Yo siempre llevo una cajita con varios trozos cuando voy de viaje porque, de vez en cuando, mareo en el avión.
 
La cúrcuma, por su parte, además de ser antiinflamatoria, antifúngica y antibacteriana, da a los platos un potente color amarillo que ya querría más de un colorante artificial. Pero ¡cuidado con los dedos y la ropa! porque mancha fácilmente y a veces resulta muy difícil quitar el color. Puedes leer algo más sobre el jengibre aquí y sobre la cúrcuma aquí.
 
 
Adicionalmente, a este plato me gusta añadirle un poco de perejil picado antes de servirlo ya que, siempre que se consuma en crudo, contiene una buena cantidad de vitaminas, sobre todo A y C.
 
Volviendo a la quinoa otra vez, es considerada un superalimento que contiene todos los aminoácidos esenciales y no tiene gluten, lo cual es perfecto para las personas celiacas. Tiene una cantidad alta de proteínas, en torno a los 13,5 gr por cada 100 gr. Así que se convierte en una especie de alimento sagrado para las personas veganas. Puedes encontrar más información sobre ella aquí.
 
Al prepararla, debes considerar que es necesario lavarla antes. Normalmente no se menciona esto en los envases ni en muchas recetas, pero es importante, ya que contiene una sustancia llamada saponina que le da sabor amargo. De hecho, cuando la laves, verás que el agua sale turbia y forma espuma. Para hacerlo, basta con verter agua del grifo sobre la quinoa, removerla un poco, y luego colar el recipiente para deshacerte de ella. O bien, poner la quinoa directamente en un gran colador y pasarlo por el agua del grifo, como cuando se echa agua fría a la pasta en el escurridor.
 
 
En cuanto a la temperatura de cocción, deberá ser baja, y la proporción de quinoa y líquido es de 1:3, respectivamente. Es posible que, una vez transcurrido el tiempo de cocción, quede algo de líquido en el fondo del caldero. No te preocupes, es normal en esta receta ya que, de lo contrario, quedaría muy seco, pues la quinoa sigue absorbiendo agua incluso en frío. Basta con dejarlo reposar el tiempo que indico en la receta y remover bien antes de servirla.
 
Otras recetas que podrían interesarte para acompañar este plato son:
 
 
 
 
Ahora sí, vamos con la receta.
 

QUINOA CON JENGIBRE Y CÚRCUMA VEGANA. SIN GLUTEN

Esta receta de quinoa con jengibre y cúrcuma no solo es sana y nutritiva, sino también sabrosa, Perfecta para comer en platos que no lleven salsas. Sin gluten.
Tiempo de preparación10 min
Tiempo de cocción15 min
Reposo5 min
Tiempo total30 min
Plato: Almuerzo, Cena
Cocina: Vegana
Keyword: Cúrcuma, Jengibre, Pimentón, Quinoa

Ingredientes

  • 130 gr quinoa (vale de cualquier tipo)
  • 60 gr puerro
  • 120 gr zanahoria (basta una zanahoria mediana)
  • 1 cucharita pimentón de la Vera dulce
  • 1/2 cucharita cúrcuma en polvo
  • 1/4 cucharita jengibre en polvo
  • 440 ml caldo de verduras o agua
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal marina gruesa
  • Perejil picado (opcional)

Elaboración paso a paso

  • Primero, lava la quinoa y resérvala. Pela la zanahoria y córtala en cubos de aproximadamente un centímetro. Corta el puerro por la mitad y pícalo en medias lunas de medio centímetro de grosor.
  • Vierte un chorrito de aceite de oliva en un caldero y añade el puerro. Sofríe a fuego medio durante dos minutos. Incorpora la zanahoria y sigue sofriendo hasta que el puerro se ablande. Ten cuidado con la potencia del fuego, pues el puerro se quema rápido. Bájalo si es necesario.
  • Cuando el puerro esté blando, añade al caldero la cúrcuma, el jengibre y el pimentón. Mueve para repartirlo bien. Incorpora la quinoa y sofríe durante uno o dos minutos. Vierte el caldo o agua y sal al gusto. Mueve para repartir la sal y sube el fuego al máximo.
  • Cuando comience a hervir, tapa el caldero y baja el fuego a mínima potencia. Deja cocinar durante 15 minutos. Si notas que el líquido sube, puedes mover la tapa dejando una ranura abierta para permitir que el vapor escape.
  • Tras los 15 minutos, apaga el fuego y deja reposar, con la tapa, al menos 5 minutos. Pasado este tiempo, destapa y mueve la quinoa, para distribuir bien las verduras.
  • Sirve caliente y espolvorea tanto perejil picado como desees.

  

 
Espero que te guste esta receta, que es perfecta tanto como guarnición como plato único. ¿La has probado ya? Entonces, no olvides comentar cómo te ha salido y, si te lanzas a subir alguna foto a Instagram, anímate y menciona el hashtag #poramoralosgofres, que me encantará saber qué tal te ha ido en tu cocina vegana.
¡Hasta la próxima receta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *