RECETAS

Queque (bizcocho) de vainilla vegano

 
¡Por fin! Aquí está la receta del queque de vainilla vegano. No te imaginas todos los intentos que he tenido que hacer hasta que conseguí una fórmula que me gustara.

 
De verdad, parece mentira, porque es un postre bastante sencillo, pero veganizarlo me ha llevado lo suyo, básicamente porque en este caso los huevos sí que marcan una diferencia. Pero no me rendí y, por suerte, creo que he conseguido llevar este plato tradicional al terreno vegano de forma satisfactoria.
 
Mi objetivo era obtener un queque que creciera, que fuera esponjoso, que no quedara completamente duro al día siguiente, que no necesitara ingredientes costosos o difíciles de conseguir y que estuviera bueno, claro. Al principio fue un desastre: hice varias recetas veganas que había encontrado y ninguna me convencía porque, o bien el queque quedaba denso, o bien adquiría la consistencia de una piedra pasadas las horas. Además, no quería una receta que necesariamente requiriera sustitutos del huevo del tipo No Egg porque, aunque me parecen una idea genial y estoy como loca por probarlos, donde yo vivo no los encuentro y me imagino que a otras personas les pasará lo mismo, por no mencionar que este tipo de productos a veces se sale de nuestro presupuesto. Por cierto, si no habías oído nada del No Egg, puedes acceder a la página de la empresa que lo produce aquí, que a lo mejor te interesa y tienes posibilidad de comprarlo donde vives.
 
 
Al final, después de investigar sobre el papel del huevo en la bollería y la reacción de la harina con determinados ingredientes y formas de preparación (porque sí, amig@ gofrer@, el orden y la forma en la que se añaden los ingredientes pueden hacer que una receta pase de maravillosa a casi incomible), llegué a la conclusión de que se puede omitir el huevo pero que hay que ajustar las cantidades de grasa de la masa (recuerda que el huevo tiene mucha) y se debe añadir algún ingrediente que aglutine. Para este último propósito decidí escoger la maicena, que es un almidón y por eso cumple bien esa misión (en este caso, por lo menos).
 
Lo mejor de este queque es que, al ser de vainilla, es muy básico, así que puedes usarlo para comerlo solo o puedes hacerle un frosting (lo que ves en las fotos de color lila es yogur vegano de arándanos) o, incluso, puedes emplearlo como bizcocho para una tarta. Por cierto, también se puede congelar (eso sí, córtalo previamente) y calentarse un minutillo en el micro antes de comerlo, así que no te verás en el dilema de decidir qué hacer con las sobras (si es que te sobra, claro).
 
Si te gustan los queques o los bizcochos (¿cómo los llamas tú?) te recomiendo que pruebes esta receta de cookie cake, ¡está buenísima!
 
 

QUEQUE/ BIZCOCHO DE VAINILLA VEGANO

Versión vegana del bizcocho o queque de vainilla básico. Perfecto para comer solo o para usar como base de tartas.
Tiempo de preparación15 min
Tiempo de cocción30 min
Reposo de la buttermilk5 min
Tiempo total50 min
Plato: Postre
Cocina: Española, Vegana
Keyword: Bizcocho, Queque, Vainilla
Raciones: 1 queque mediano

Ingredientes

  • 320 gr harina de trigo común
  • 100 gr azúcar blanquilla
  • 3 cucharitas levadura química
  • 1/4 cucharita sal marina fina
  • 340 ml leche de soja (no he probado con otras leches vegetales, pero imagino que valdrá otra)
  • 1 cucharada sopera jugo de limón recién exprimido
  • 3 cucharitas extracto de vainilla
  • 100 ml aceite de girasol (vale otro de sabor suave. A mi juicio, el de oliva tiene un sabor demasiado intenso para esta receta, pero también podrías usarlo, si te gusta)
  • 2 cucharitas maicena (harina fina de maíz/ millo)
  • 2 cucharitas sirope de agave
  • 1 cucharita agua fría
  • Aceite de coco para engrasar el molde (vale otro)

Elaboración paso a paso

  • Primero, prepara la buttermilk: mezcla la leche con el jugo de limón y deja reposar como mínimo cinco minutos.
  • Precalienta el horno a 180º C.
  • Mezcla las dos cucharitas de maicena, el agave y la cucharita de agua. Reserva aparte.
  • En un recipiente, mezcla la harina, la sal y la levadura.
  • En otro bol aparte, vierte el aceite, el azúcar y el extracto. Mezcla.
  • Incorpora parte de la harina sobre la mezcla del aceite. Remueve. Vierte la buttermilk. Vuelve a remover. Añade el resto de la harina y sigue removiendo hasta que quede una masa homogénea. Vierte la maicena con el agave que habías apartado. Mezcla otra vez.
  • Engrasa el molde (yo he usado uno redondo de 20 cm de diámetro). Si usas aceite de coco, te recomiendo que, una vez engrasado, lo introduzcas en la nevera durante cinco minutos, para que se enfríe el aceite.
  • Pon la masa en el molde y hornea a 180ºC durante 30 – 35 minutos, o hasta que al introducir un palillo en la masa, este salga completamente limpio.

Notas

Única: Recuerda dejarlo enfriar entre 5 – 10 minutos antes de desmoldarlo, o es posible que se quede pegado y se rompa.
 
 
Espero que te atrevas con esta receta que en realidad es bastante sencilla y que te salga bien, claro. La verdad es que es un básico de la repostería, que da juego para hacer otros postres, así que… ¡manos a la obra! Si ya has probado el queque de vainilla, no olvides comentar, que ya sabes que me gusta saber de ti.
¡Hasta la próxima receta!
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *