RECETAS

Pollo al limón vegano

 
Sí, has leído bien. Pollo al limón.

Lógicamente, no es pollo en sentido estricto (por favor, pobre animalito), pero el plato se parece bastante a esta receta china. Y digo china por eso de que se sirve en los restaurantes chinos en Europa, porque ya me han comentado varias personas que han estado en China que la comida que se consume allí es muy diferente, aunque ese ya es otro tema donde no me voy a meter. En cualquier caso, hoy te traigo mi versión vegana de un plato que comí hace muchísimos años en Inglaterra y que me enamoró. Bueno, la verdad es que a mí me gusta prácticamente todo lo que lleva limón, así que no era difícil que me encantara la salsa de este plato.
 
Imagen bajo licencia CC0 Creative Commons (vía Pixabay).

La primera vez que hice la receta, intenté copiar tal cual el plato que yo conocía, de modo que usé soja texturizada gruesa como sustituto del pollo y le hice una tempura. Pero resultó que, por algún motivo, después de un rato en contacto con la salsa, los trozos de soja se volvían durísimos. Entonces, opté por probar con coliflor en tempura al horno, que se supone que queda crujiente. Y es verdad, queda bastante rica, de hecho, me gusta cocinar la coliflor así y va bien como guarnición en cualquier plato. Pero no es lo que buscaba. Así que volví a la soja texturizada otra vez, solo que ahora no le hago tempura, sino que simplemente la salteo hasta que queda bien doradita. Y esta opción sí que me ha gustado. Además, no tiene tanta grasa, ya que no hay que freírla. Supongo que también podría hacerse con tofu salteado, aunque todavía no lo he probado así.
 
 
Imagen bajo licencia CC0 Creative Commons (vía Pixabay).

 

Por otra parte, la salsa lleva azúcar, como casi todas estas salsas, por lo que creo que no es algo que deba comerse todos los días, sino de vez en cuando. En mi opinión, es el plato perfecto para combinarlo con arroz blanco y con rollitos de primavera veganos y comerlo por la noche viendo Taboo, que me tiene obsesionada (dicen que habrá segunda temporada, ¡a ver si es verdad!). Vale, me dejo ya de historias y me centro en la receta.
 
 

POLLO AL LIMÓN VEGANO  

Esta versión vegana del pollo al limón, con su sabor intenso que es puro cítrico, pero dulce a la vez, y la textura similar a la carne de la soja texturizada, va a convertirse en uno de tus platos favoritos de comida china.
Tiempo de preparación15 min
Tiempo de cocción15 min
Hidratación de la soja (tiempo mínimo)15 min
Tiempo total45 min
Plato: Almuerzo, Cena
Cocina: Asiática, China, Vegana
Keyword: Pollo al limón, Soja texturizada
Raciones: 2 personas

Ingredientes

Para el pollo vegano:

  • 200 gr soja texturizada gruesa sin hidratar
  • 1 l agua caliente (caliéntala hasta que esté a punto de hervir)
  • 1 cucharada sopera salsa de soja (a mí me gusta usarla con bajo contenido de sal)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal marina fina al gusto

Para la salsa:

  • 1/2 taza (112 ml) caldo de verduras (puede ser agua si no tienes caldo)
  • 1/4 taza (56 ml) jugo de limón recién exprimido
  • 1 cucharada sopera salsa de soja
  • 1 cucharita vinagre de arroz (vale otro de acidez suave, como el de manzana, por ejemplo)
  • 3 cucharadas soperas agua
  • 2 dientes de ajo
  • 1/4 taza (56 gr) azúcar blanquilla
  • 4 cucharadas soperas maicena (harina fina de maíz/ millo)
  • 1 cucharita jengibre en polvo (vale jengibre fresco finamente troceado)
  • 1 cucharita sal marina fina (podrías necesitar más o menos en función de tu gusto personal)
  • 1/4 cucharita pimienta blanca (también puede variar según tu gusto)
  • Semillas de sésamo blanco para espolvorear (opcional, pero muy recomendable)

Elaboración paso a paso

  • Lo primero que hay que hacer es hidratar la soja. Mezcla la salsa de soja con el agua caliente en un recipiente y vierte los trozos de soja texturizada. Deja en reposo unos quince minutos. Pasado este tiempo, la soja estará hinchada. Escurre bien, llegando a estrujar entre tus manos los trozos de soja para extraer todo el líquido sobrante de su interior.
  • Pon un chorro de aceite de oliva en una sartén o wok y saltea la soja texturizada a fuego medio. Añade algo de sal fina, y cocina hasta que los trozos estén dorados y crujientes.
  • Ahora, haz la salsa. Corta los ajos en cuadraditos lo más pequeños que puedas y mezcla con el resto de los ingredientes en un cazo, excepto las tres cucharadas de agua y la maicena, que debes reservar aparte. Lleva la mezcla a ebullición durante 1 – 2 minutos. Mientras, disuelve la maicena en el agua, cuidando de que no se formen grumos.
  • Una vez ha hervido la mezcla, baja el fuego al mínimo e incorpora la maicena disuelta, sin dejar de remover en ningún momento, porque espesa rápidamente y podría formarse una bola de harina muy desagradable. Te recomiendo que uses unas varillas manuales en todo momento. Mantén a fuego bajo 3 – 4 minutos, moviendo constantemente. Verás como la salsa pasa de color blanquecino a dorado rápidamente.
  • Mezcla la salsa con la soja texturizada, moviendo bien para repartirla. Espolvorea sésamo y sirve.

Notas

Nota 1: Cuando hidrates la soja texturizada, verás que esta flota en el agua, lo cual podría resultar problemático, ya que quedarían partes secas. Prueba a poner un plato hondo (o sopero) encima con algo de peso (por ejemplo, un vaso) hasta que veas que el agua cubre la soja.
Nota 2: como siempre te recomiendo, mezcla la maicena con el agua en un tarro de cristal y agita antes de incorporarla a la salsa, así no quedarán grumos.
 
 

 

Espero que te haya gustado esta receta. Para mí es un alivio pensar que las personas veganas podemos comer nuestros platos favoritos de cocinas que usan muchos ingredientes animales, como la china, sin tener que dañar a ningún ser. ¡Espero seguir experimentando con la comida china, porque la adoro! Y, recuerda, si ya has probado este plato, comenta, que me encanta saber de ti.

 

¡Nos vemos en la próxima receta!
 
 

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *