RECETAS

Granola casera vegana

Volver a la rutina después de las vacaciones puede llegar a ser una tarea casi imposible, al fin y al cabo, ¿a quién no le gustaría seguir pasando las horas en la playa disfrutando de los rayos del sol? Por eso, hoy traigo una receta de granola que siempre me ha parecido ideal para ahorrar algo de tiempo por las mañanas sin renunciar a un buen desayuno.

Como ya he dicho en otras entradas, me encanta la avena para desayunar. Repleta de fibra y proteínas, es un alimento de lenta absorción, lo que se supone que te dejará saciad@ durante más tiempo y le aportará energía a tu cuerpo de forma paulatina. Además, está buenísima. Aunque, eso sí, tengo que reconocer que a veces se hace pesado comer unas gachas al estilo tradicional (puedes ver la receta aquí) y que si hace frío las famosas overnight oats no son la mejor compañía (esa receta también la puedes leer aquí). Así que, en esos momentos, la granola es mi gran aliada.
 
 
Seguramente, ya habrás comprado alguna vez granola, porque lleva un tiempo que está muy de moda. Hasta Kellogg’s tiene la suya. Pero claro, como casi todos los cereales de desayuno, o tienen muchísima azúcar, o contienen aceite de palma, o el precio es demasiado alto tomando en cuenta la cantidad y calidad del producto, por no mencionar que la mayoría no son veganos. Así que, cocinar tu propia granola no sólo te permite pasar un buen rato en la cocina e impregnar la casa con un aroma delicioso, sino que es una forma de hacer tus propios cereales, asegurándote de que son veganos y controlando los ingredientes que llevan. En definitiva, para mí, es un win – win.
 
Por cierto, si el asunto granola – muesli te confunde, la principal diferencia entre ambos es que la granola se cocina con una mezcla de aceite y azúcar que hace que la avena y los frutos se tuesten y se aglutinen formando bolas, de modo que es mucho más crujiente y fácil de masticar que el muesli. Aunque, lógicamente, también es más rico en grasas y azúcares. Por tanto, el muesli podríamos decir que es una mezcla “en crudo”. A mí, sinceramente, no me gusta demasiado. Prefiero el toque crujiente de la granola.
 
 
Para esta receta, te recomiendo que uses copos de avena fuertes, que resisten mejor el calor que la avena suave o instantánea y quedarán más crujientes. Yo, por ahora, estoy consumiendo los de Lidl, que vienen en envase de papel y están muy bien de precio y calidad, además de que son fáciles de conseguir, porque los copos fuertes no los venden en casi ninguna parte. Si estás usando otra marca y te va bien con ella, no olvides comentarlo más abajo, que nunca está de más conocer otros productos.
 
En cuanto a los frutos secos, yo he usado una mezcla de almendras y avellanas (digo mezcla porque suelo comprar frutos secos variados y hacer un mix con ellos en un tarro, igual que con las semillas). Pero puedes escoger el fruto seco que prefieras e, incluso, omitirlos si tienes alguna alergia. En cualquier caso, recuerda usarlos crudos o naturales, ya que van a tostarse en el horno. Además, le he añadido semillas varias (calabaza, girasol, lino marrón, chía, amapola y sésamo blanco) y coco rallado. Puedes cambiar las semillas y/o el coco, o bien saltártelos. También puedes añadir alguna fruta deshidratada, si así lo prefieres. Es decir, como defiendo siempre, adapta la receta a tus gustos.
 
 
La granola se conserva en perfectas condiciones durante semanas si la mantienes en un tarro de cristal bien cerrado. Y, ya por último, para consumirla puedes comerla con cualquier leche vegetal (a mí como más me gusta es con soja) o como topping en tus yogures veganos, por ejemplo.
 

GRANOLA CASERA VEGANA

Aprende a hacer tus propios cereales de desayuno veganos con esta deliciosa receta de granola.
Tiempo de preparación10 min
Tiempo de cocción25 min
Tiempo total35 min
Plato: Desayuno, Snack
Cocina: Estadounidense, Vegana
Keyword: Avena, Cereales de desayuno, Granola
Raciones: 2 tarros grandes

Ingredientes

  • 200 gr copos de avena fuertes
  • 75 gr frutos secos naturales (yo he usado almendras y avellanas)
  • 75 gr semillas naturales (yo empleé de calabaza, girasol, lino, chía, amapola y sésamo)
  • 50 gr coco rallado
  • 2 cucharadas soperas aceite de coco
  • 2 cucharadas soperas sirope de agave (valen otros como sirope de arroz, de maíz/ millo, jarabe de arce o golden syrup, por ejemplo)
  • 4 cucharadas soperas azúcar moreno
  • 1 cucharita extracto de vainilla
  • 1/4 cucharita sal marina fina

Elaboración paso a paso

  • Cubre una bandeja de horno con papel de horno. Precalienta el horno a 160º.
  • En un recipiente, mezcla la avena, los frutos secos y las semillas. Reserva.
  • En un calentador, incorpora el aceite, el sirope, el azúcar, la sal y la vainilla. Pon a fuego bajo y remueve hasta que los ingredientes se integren. No es necesario que todo el azúcar se haya disuelto, pero sí que se haya creado una salsa. Es posible que en un principio el aceite y el resto de ingredientes estén disociados, no te preocupes, sigue removiendo hasta que obtengas una mezcla más o menos homogénea.
  • Cuando tengas la salsa preparada, viértela sobre la mezcla de avena y remueve para repartir bien. Pon la mezcla sobre la bandeja de horno y aplasta, permitiendo que los ingredientes queden pegados unos con otros gracias a la salsa. Introduce en el horno y cocina durante 10 minutos.
  • Pasados los 10 minutos, saca la bandeja, remueve la mezcla y vuelve a aplastarla. Espolvorea el coco. Hornea otros 10 minutos.
  • Transcurrido el tiempo, saca de nuevo la bandeja, remueve los ingredientes y aplasta bien la mezcla. Hornea durante 5 minutos más.
  • Tras esos últimos 5 minutos, saca la granola y deja que se enfríe totalmente. Una vez fría, rompe la placa de avena que se ha formado, procurando dejar trozos grandes y trozos más pequeños. Conserva en un recipiente de cristal fuera de la nevera.
 
 
Espero que te guste esta receta y que te ayude a ahorrar algo de tiempo durante las mañanas, que seguro que con la vuelta al cole y al trabajo, serán bastante ajetreadas. ¿Has probado ya la granola? Entonces, no olvides comentar más abajo y, si te animas a subir alguna fotografía a Instagram, lánzate y menciona el hashtag #poramoralosgofres, que me encantará saber cómo te va en tu cocina vegana.
¡Hasta la próxima receta!
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *