RECETAS

Crema de limón vegana con ciruelas confitadas

Este postre, que usa frutas de temporada, resulta muy refrescante durante los días de verano y añade el broche elegante a tus comidas. Eso sí, solo es apto para aquell@s que adoren los sabores cítricos.

 
Hace días comenté en Instagram que me habían regalado algo así como una tonelada de ciruelas y que no sabía qué iba a hacer con ellas si no me daba tiempo de comerlas. Al final decidí hacer mermelada. Pero resulta que volvieron a regalarme otra caja enorme, así que se me ocurrió hacer algunos postres con ellas. Y como llevaba varios días con ganas de comer algo con limón (adoro el limón, creo que está infravalorado) me lancé con esta crema.
 
 
Para elaborarla, he utilizado leche de avena, que es muy ligera y naturalmente dulce, lo cual me parece que va bien con el limón, pero estoy segura de que la puedes hacer con cualquier otro tipo, sobre todo si te interesa una versión sin gluten. Aunque, lógicamente, no he podido evitar endulzarla con algo más de sirope de agave, ya que el limón siempre requiere más azúcar que otras frutas. Pese a ello, el sabor del limón está muy presente, lo cual es genial, pero si no eres una persona de cítricos puede que te parezca demasiado fuerte. En cualquier caso, como siempre, te recomiendo probarla, al fin y al cabo, de lo contrario no sabrás si realmente te gusta.
 

Las ciruelas las he confitado con algo de azúcar. El objetivo no es hacer una mermelada, sino que quede algo a medio camino, así que no tardará tanto tiempo en cocinarse. En este caso, he dejado la piel de las ciruelas, al igual que he usado la cáscara del limón para la crema, por lo que me parece muy importante que ambas frutas sean ecológicas.
 
Como toppings, he usado azúcar de coco (que tiene un sabor acaramelado) y almendras laminadas, aunque puedes utilizar cualquier otro, o incluso ninguno. Eso sí, ten en cuenta que, si espolvoreas el azúcar mientras la crema está aún caliente o mucho antes de consumirla, se va a disolver (como me pasó a mí, mea culpa) y no quedará tan atractivo visualmente, aunque no altera el sabor.
 
Por último, el postre está diseñado para tomarlo en frío, así que tienes que dejarlo reposar varias horas en la nevera antes de consumirlo. Te recomiendo como mínimo 4 – 5 horas.


Por cierto, otras recetas dulces sin horno que pueden interesarte son:

Mousse de chocolate vegano (con aguacate)

 
 
 
 

CREMA DE LIMÓN VEGANA CON CIRUELAS CONFITADAS

Esta receta de crema vegana es perfecta para el verano: refrescante, con frutas de temporada y deliciosa.
Tiempo de preparación20 min
Tiempo de cocción20 min
Tiempo de enfriado5 h
Tiempo total40 min
Plato: Postre
Cocina: Vegana
Keyword: Ciruelas, Confit, Crema, Limón
Raciones: 4 copas

Ingredientes

Para la crema

  • 400 ml leche de avena
  • 20 gr maicena (harina fina de millo/ maíz)
  • 2 cucharadas soperas sirope de agave
  • Piel de un limón pequeño
  • 40 ml zumo de limón recién exprimido

Para las ciruelas confitadas

  • 200 gr ciruelas
  • 20 gr azúcar blanquilla

Para decorar (opcional)

  • Azúcar de coco al gusto
  • Almendras laminadas al gusto

Elaboración paso a paso

  • Primero, separa un poco de la leche de avena y reserva. Bastará con medio vaso. Pon a infusionar el resto de la leche con la piel de limón: en un cazo, vierte la leche y añade la cáscara de limón. Mantén a fuego medio hasta que la leche comience a subir. Entonces, apaga y deja reposar hasta que se tiemple.
  • Mientras, prepara las ciruelas. Córtalas por la mitad y extrae la pipa. Ponlas en un calderito y espolvorea el azúcar por encima. Cocina a fuego bajo hasta que el líquido que desprendan se haya evaporado. Ten en cuenta que debes moverlas constantemente para evitar que se quemen. Tardarán en torno a 15 – 20 minutos.
  • En un recipiente aparte, incorpora la leche que habías reservado, la maicena y el sirope de agave. Remueve bien, procurando que no quede ningún grumo. Retira la piel de limón con la que habías infusionado la leche previamente y deshazte de ella. Vierte la mezcla de la maicena en la leche infusionada y pon a fuego medio. Remueve con unas varillas manuales durante un par de minutos. Añade el zumo de limón y sigue moviendo constantemente hasta que la mezcla espese, como si se tratara de unas natillas. En ese momento, retira del fuego. Prueba de dulce, por si crees necesario añadir más sirope de agave.
  • En cuatro recipientes individuales, preferiblemente de cristal para que se vea la oposición de colores, coloca las ciruelas. A continuación, la crema de limón. Tapa y deja enfriar durante 4 – 5 horas (puede ser más tiempo). Antes de servir, espolvorea el azúcar de coco y las almendras.

Notas

Nota 1: Cuando cortes la piel del limón, procura no llevarte la parte blanca, porque eso le dará sabor amargo a la crema.
Nota 2: El zumo de limón, añádelo siempre cuando ya estás trabajando la crema en el fuego, nunca antes, para evitar que la leche “se corte” como cuando hacemos la buttermilk.

Espero que te hayas lanzado con esta receta, que l@s amantes del limón van a adorar. ¿Ya la has probado? Entonces, no olvides dejar tu comentario más abajo y, si subes alguna foto a Instagram, no te cortes y menciona el hashtag #poramoralosgofres, que ya sabes que me encanta saber de ti.
¡Hasta la próxima receta!
 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *