RECETAS

Bizcocho de chocolate vegano (Vegan chocolate cake)

Hoy puedo decirte que, por fin, he conseguido una receta de queque de chocolate que me convence. Así que l@s amantes del chocolate están de suerte, porque este bizcocho es esponjoso, tiene un sabor a chocolate intenso y, además, es vegano (¡cómo no!).

No te imaginas la de intentos que tuve que hacer para conseguir en su momento un queque de vainilla que me pareciera que valía la pena. En mi casa estaba todo el mundo harto de las dichosas pruebas, creo que sentían que estaba experimentando con ell@s. Pero es lo que hay, si quieres veganizar recetas, hay que iniciar un proceso de ensayo y error que a veces no es muy placentero… La cuestión es que todos esos conocimientos sobre los extraños comportamientos que puede desarrollar la harina me han valido para obtener una receta de queque de chocolate que me tiene encantada.
 
 
La textura es increíblemente esponjosa, lo cual tengo que reconocer que me ha sorprendido muchísimo, considerando que no lleva huevo. Y el sabor es bastante intenso. En este sentido, la receta lleva cacao puro desgrasado en polvo, que es lo que permite que tenga ese toque tan achocolatado. No obstante, sé que no es fácil de encontrar. O por lo menos yo no lo he visto en ningún supermercado. De hecho, lo compro en una tienda pequeña que comercializa harina y gofio de molienda propia y que, por suerte, también tiene cacao (si te estás preguntando qué es el gofio, aquí puedes leer un poquito de información sobre este maravilloso ingrediente). En cualquier caso, si no encuentras el cacao, lo puedes sustituir por cacao a la taza en polvo, aunque no quedará tan intenso.
 
**Actualización: algunas superficies han empezado a comercializar el cacao puro en polvo, por lo que ya no es tan difícil de conseguir. Puedes encontrarlo en Mercadona, que lo trae en una lata que se puede reutilizar para guardar otros ingredientes cuando ya se acabe el cacao, y también en Lidl, que lo vende en envase de cartón y papel y es de comercio justo. Ambos tipos de cacao son diferentes (el de Lidl me parece más intenso) y tienen un mayor porcentaje de grasa que el que compro en el Molino de gofio, pero son una buena opción para esta y otras recetas de chocolate**
Puesto que la receta es puramente de chocolate y que no lleva ninguna cobertura, resulta bastante versátil, de modo que también sirve para elaborar bizcochos base para una tarta si usas el molde adecuado. En cuanto a este, he utilizado uno que compré hace poco y que tiene la típica forma rectangular de los queques. Eso sí, precisamente por la forma tardó 53 minutos en cocinarse a 180 º C, más otros tres minutos de reposo con el calor residual del horno una vez apagado. Así que, dependiendo del molde que escojas, te tomará más o menos tiempo de cocción. Por tanto, como digo siempre, debes fijarte en cómo va cocinándose en lugar de solo guiarte por la temperatura y el tiempo. Por eso, te recomiendo que pinches con un palillo el centro del queque y, si sale manchado, es que aún no está hecho. Por lo demás, no abras el horno para comprobarlo antes de pasados 30 minutos, porque podría bajarse.
 
 
Para esta receta, me he decantado por una mezcla de harinas, por lo que usaremos harina común y harina integral, además de un poco de maicena (u otro almidón. A estos efectos, las harinas sin gluten cumplen bien la función, aunque son más costosas. Pero, inexplicablemente, tengo como 6 kilos de esta harina en la despensa y tengo que aprovecharla poco a poco. Mejor ni preguntes). La maicena es uno de los ingredientes que nos va a ayudar a sustituir el huevo sin tener que añadir puré de frutas, yogur o lino, que a mi parecer dejan las masas un poco chiclosas.
 
Finalmente, volviendo al molde de nuevo, te recomiendo engrasarlo con aceite de coco (aunque vale otro tipo) y dejarlo unos minutos en la nevera para que se endurezca, lo que va a permitir que se fije mejor a las paredes del recipiente. Asimismo, a la hora de desmoldar, tienes que dejar que el queque se enfríe un poco, durante unos 5 – 10 minutos ya que, de lo contrario, es muy probable que se parta.
 
 
Otras recetas que podrían interesarte son:
 
 

BIZCOCHO DE CHOCOLATE VEGANO

Acompaña el café de media tarde con esta deliciosa versión vegana del bizcocho de chocolate.
Tiempo de preparación10 min
Tiempo de cocción50 min
Tiempo total1 h
Plato: Postre
Cocina: Española, Vegana
Keyword: Bizcocho, Chocolate, Queque
Raciones: 1 bizcocho mediano

Ingredientes

  • 180 gr harina de trigo común
  • 100 gr harina de trigo integral
  • 40 gr cacao puro desgrasado en polvo
  • 130 gr azúcar blanquilla
  • 4 cucharitas levadura química
  • Una pizca de sal marina fina
  • 340 ml leche de soja
  • 1 cucharita extracto de vainilla
  • 100 ml aceite suave (yo uso girasol)
  • 2 cucharadas soperas jugo de limón recién exprimido
  • 2 cucharitas maicena
  • 2 cucharitas sirope de agave
  • 1 cucharita agua fría
  • Aceite de coco para engrasar el molde

Elaboración paso a paso

  • Prepara la buttermilk: mezcla la leche con el zumo de limón y deja reposar durante, al menos, 5 minutos.
  • Precalienta el horno a 180º C.
  • Engrasa el molde que hayas escogido con aceite de coco e introduce en la nevera para que se enfríe.
  • En un recipiente, mezcla la maicena, el sirope de agave y el agua, cuidando de no dejar grumos. Reserva. En otro bol, combina la harina, la sal, el cacao y la levadura.
  • Aparte, mezcla el aceite, el azúcar y el extracto de vainilla. Añádele la mitad de la buttermilk y remueve hasta que gran parte del azúcar se haya disuelto.
  • Vierte la mezcla del aceite sobre la harina. Mezcla. Añade el resto de la buttermilk. Sigue mezclando. Por último, incorpora la maicena y remueve bien.
  • Saca el molde del frigorífico y rellénalo con la masa. Hornea a 180º C durante unos 50 minutos o hasta que el bizcocho haya subido y, al pincharlo con un palillo, este salga limpio.
  • Deja templar entre 5 – 10 minutos y desmolda.
Et voilà! Aquí tienes la receta del bizcocho de chocolate. Espero que te guste y que te ayude a alegrar el cafecito de la tarde. Y sí, mi queque está un poco torcido en las fotos, la verdad es que lo corté un poco mal. Por no mencionar que no pude evitar comerme un buen pedazo mientras lo fotografiaba, ¡mea culpa!
 
 
¿Ya lo has probado? Entonces, no dudes en comentar más abajo qué te ha parecido. Y, si te lanzas a subir alguna foto a Instagram, no olvides etiquetarme o mencionar el hashtag #poramoralosgofres, que me encanta saber cómo te va en la cocina. ¡Hasta la próxima receta!
 
 

2 Comentarios

    • Llucía

      ¡Hola! ¡Gracias por comentar! Yo no he usado otro tipo de leche, suelo decantarme por la de soja porque es la que más se me parece en consistencia a la de vaca y porque tiene más proteínas que el resto de leches vegetales, pero estoy segura de que en esta receta no importa que uses otra. Así, de primeras, me imagino que la de almendras o la de avena tienen que quedar bien, por ejemplo. ¡Espero que te salga bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *