RECETAS

Alioli casero vegano

Si te vuelven loc@ las salsas, esta es tu receta.

 
Hoy te traigo mi receta vegana del alioli, una salsa que tiene cabida en muchísimos platos y que puedes servir como acompañamiento del pan antes de la comida, como hacen en los restaurantes.
 
Sinceramente, esta salsa no echa de menos en absoluto ningún ingrediente animal y, además, tiene como ventaja que se conserva en buen estado (en la nevera, claro) durante más tiempo. Yo he llegado a tenerla hasta cinco días y seguía apta para el consumo, no sé si aguantaría más. Por no mencionar que no tienes que preocuparte por la típica cuestión de la salmonelosis porque no lleva huevo (y si eres como yo, seguro que eso te preocuparía muchísimo).
 
Este alioli lo he hecho con leche de soja, ajo, perejil (que tiene una cantidad increíble de vitamina C), sal y aceite de girasol. Supongo que puede usarse cualquier otra leche vegetal, aunque no te recomiendo que sea dulce (como la de avena o la de arroz, por ejemplo), porque podría resultar un poco extraño o, por lo menos, ya no se parecería tanto al alioli tradicional.
 

En cuanto al aceite, he usado de girasol porque es bastante suave y normalmente el aceite de oliva para estas cosas me parece que tiene demasiada personalidad, pero también se podría hacer con ella.

No es una salsa para comerla todos los días, porque tiene bastante grasa, pero de vez en cuando no está mal, que tampoco es de lo peor que puede comerse, considerando que la grasa es de origen vegetal.
 
Respecto a la preparación, no es compleja, pero tienes que andarte con ojo a la hora de añadir el aceite: debes hacerlo poco a poco, vertiendo un chorrito constante mientras bates con la batidora de brazo. A mucha gente se le suele cortar, lo que significa, básicamente, que queda líquida y no adquiere la consistencia cremosa propia de esta salsa. Normalmente, eso sucede porque se incorpora el aceite de sopetón o porque se dejó de batir mientras se hacía. A veces, este problema se soluciona añadiendo un poco más de aceite y batiendo a una velocidad alta, hasta que espese, pero no es lo habitual. Así que, si te sucediera, lo más probable es que tendrías que tirar la mezcla (lo cual es una pena, de modo que no te apures al añadir el aceite).
Por último, con las cantidades de la receta te saldrán 3/4 de una taza, aproximadamente, que te recomiendo que conserves en un tarro de cristal en la nevera. No es una cantidad muy grande, así que si necesitas más alioli puedes multiplicar las cantidades de la receta por dos o más. 
 
Si buscas otras ideas de salsas, cremas o patés, te puede interesar:
 
 
 

ALIOLI VEGANO

Con esta receta podrás hacer tu propio alioli vegano, una salsa perfecta para bocadillos y papas.
Tiempo de preparación5 min
Tiempo total5 min
Plato: Almuerzo, Cena, Desayuno
Cocina: Española, Vegana
Keyword: Ajo, Alioli, Perejil
Raciones: 1 / 2 taza (aprox.)

Ingredientes

  • 40 ml leche de soja
  • 90 ml aceite de girasol
  • 1 diente de ajo
  • 4 cucharitas perejil fresco picado
  • 1 cucharita jugo de limón recién exprimido
  • 1/4 cucharita sal marina fina

Elaboración paso a paso

  • Vierte la leche, el ajo pelado y cortado en trozos grandes, la sal, el perejil y el zumo de limón en el vaso de la batidora u otro recipiente que vayas a usar. Muele con la batidora de brazo durante unos segundos, hasta que tengas bien picado el ajo.
  • Ahora, sin dejar de batir a velocidad media y sin mover la batidora de la posición en la que está, ve incorporando el aceite poco a poco, en un chorrito bien fino y de forma continuada. Te recomiendo que lo viertas pegado a la superficie del recipiente, así podrás controlar la cantidad que echas. Deberías ver que la mezcla comienza a espesar. Cuando hayas añadido todo el aceite, puedes aumentar la velocidad y batir unos segundos más, hasta que tenga la textura que deseas. En este momento sí puedes mover la batidora.
  • Sirve en el recipiente que hayas seleccionado y deja enfriar hasta su consumición.

Notas

Nota 1: Si quieres que el alioli quede más firme, tienes que añadir más aceite.
Nota 2: Para que el ajo no "pique" en exceso, puedes partirlo por la mitad en vertical y extraer el germen, que es esa especie de brote, normalmente verdoso, que tiene en el centro y que le da la fuerza al ajo.
Nota 3: Si te va a sobrar perejil (que seguro que sí, porque los ramilletes suelen ser enormes), lo que puedes hacer es lavarlo bien, secarlo, cortar los tallos si es necesario (yo no suelo hacerlo), picarlo e introducirlo en una bolsita y congelarlo. También puedes ponerlo en un tupper o en paquetitos de papel de aluminio. La próxima vez que necesites perejil no necesitas comprarlo, basta con que saques la cantidad que quieras del congelador y quedará perfecto.

 

Aquí ves el alioli en unas miniarepas que hice.

Espero que disfrutes con esta versión vegana del alioli y que te salga perfecto. ¿Ya has probado esta receta? No olvides comentar tu experiencia y, si te animas a subir alguna foto a Instagram, menciona el hashtag #poramoralosgofres, porque me encantará ver cómo te lo montas en la cocina.
¡Hasta la próxima receta!
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *